Últimas Actualizaciones del Evento

Examen de mi padre

Posted on

“Una autopsia de esta nación de fantasmas y cadáveres”

Continúo leyendo libros que reconstruyen la figura del padre, esta vez fue Examen de mi padre, de Jorge Volpi, regalo de cumpleaños de Laura . El texto es una radiografía construida a través de diez ensayos, Lecciones, remitiendo a un tratado de anatomía, homenaje a su progenitor, quien se desempeñó como cirujano en vida: El cuerpo, o De las exequias; El cerebro, o De la vida interior; La mano, o Del poder; El corazón, O De las pasiones; El ojo, o De los vigilantes; El oído, o De la armonía; Los genitales, o Del secreto; La piel, o De los otros; Las piernas, o De los caminantes y, por último, El hígado, o De la melancolía.

La imagen del padre sirve a Volpi como espejo en el que -al inspeccionar a su padre- se examina a sí mismo: “Ciertos días me desprecio: quisiera romper con todo este escenario, escapar de la camisa de fuerza que mi padre me impone todavía, huir en busca de una vida en verdad libre -una vida que, al modo de Kundera, tendría que estar en otra parte-, solo para darme cuenta de que soy incapaz de pronunciar ese rotundo NO. Mi padre aún encarna para mí la sombra del poder.”

A través de las páginas se entreteje la historia de la medicina con planteamientos filosóficos. Su texto va reconstruyendo la historia del autor: su infancia, adolescencia, juventud, las rupturas y continuidades; su madre, su hermano, su pasión por la música; este hilo conductor entre la anatomía, la medicina, su padre y él, sirven de referente para enlazar opiniones acerca de la situación política, cultural y económica de México: Ayotzinapa, la guardería ABC, el narcotráfico, la clase política, la corrupción.

C4k00tGUEAIGdKi

“En toda relación amorosa se vislumbran dos voluntades enfrentadas que tanto buscan separarse como unirse, tanto sumarse en una meta común -el antiguo anhelo de asimilar dos almas en una sola- como desgarrarse con la misma fiereza con que dividen los siameses que comparten un mismo hígado o un mismo corazón”

El libro está ilustrado con imágenes personales, de la historia de la medicina y del México actual: fotografía, pinturas, grabados, lo cual se funciona como paratextos que dialogan con lo escrito.

Examen de mi padre es un libro absolutamente recomendable, aunque no llega a tener el tono intimista de Adiós a los padres de Aguilar Camín, ni los niveles poéticos de La invencible de Vicente Quirarte. Es un ensayo en el que predomina una visión racional que por momentos dialoga con los sentimientos de Volpi:

“…la conciencia -el alma- es un producto de las neuronas y las moléculas e iones que se le asocian. Y, si esas neuronas mueren, la conciencia perece con ellas. A los ateos, agnósticos y racionalistas nos queda sin embargo un consuelo: si los demás, todos los demás, son habitantes de nuestro cerebro, la muerte no puede arrebatárnoslos del todo. Mientras pensemos en ellos seguirán vivos (en nuestras neuronas). Si yo escribo estas líneas es para mantener a mi padre conmigo.”

Jorge Volpi, escritor ubicado en la generación del crack, construye un diálogo consu  padre, quien es su alter-ego. De mis autores preferidos, más allá de las polémicas mediáticas en las que se ha inmiscuido.

Las pequeñas virtudes

Posted on Actualizado enn

“Mi oficio es escribir, y lo sé bien y desde hace mucho tiempo. Espero que no se me interprete mal: no sé nada sobre el valor de lo que puedo escribir. Sé que escribir es mi oficio.” Natalia Ginzburg

Las pequeñas virtudes es un libro breve, compuesto por ensayos que abordan desde las vivencias de la autora, Natalia Ginzburg (Italia, 1916-1991), diversos aspectos de la vida: la muerte, la guerra, la ausencia, los hijos, los amigos y la pareja. La mayoría fueron escritos en periódicos y revistas entre los años de 1944 y 1960.

“Los sueños no se hacen nunca realidad, y en cuanto los vemos rotos, aprendemos de repente que las mayores alegrías de nuestra vida están fuera de la realidad. En cuanto vemos rotos nuestros sueños, nos consume la nostalgia por el tiempo en que bullían dentro de nosotros.”

El texto se compone de dos partes, la primera contiene Invierno en los Abruzos en el cual aborda la etapa de su vida en que, junto a su marido, fue exiliada de la guerra y narra la vida en un pueblo; en Los zapatos rotos a partir de este objeto, como metáfora, remite a la vida y la niñez; en Retrato de un amigo reconstruye la ausencia de un ser querido muerto a partir de reconstruir vivencias y lugares de una ciudad; en Elogio y lamento de Inglaterra y La Maison Volpé, compara la cultura inglesa y la forma de vida italiana; por último el más crudo y fuerte El y yo, exquisito texto, triste y melancólico, escrito a partir de comparaciones entre el hombre con quien vive. Un recuerdo de aquellos que fueron 20 años antes.

img_3784

En la segunda parte se compone por El hijo del hombre en el cual aborda el dolor que le causó a su generación la guerra “No nos curaremos nunca de esta guerra. Es inútil. Jamás volveremos a ser gente serena, gente que piensa y estudia y construye la vida en paz”; Mi oficio, texto en donde reflexiona sobre el oficio de escribir; Silencio, hermoso texto acerca de este acto o situación y las implicaciones negativas que conlleva en la vida cotidiana “El silencio es una enfermedad mortal”; en Las relaciones humanas, en el cual construye las diferentes formas en que vivimos y sentimos de acuerdo a nuestra edad; por último, el texto que da cuenta del título del libro Las pequeñas virtudes en el cual cuestiona la forma en que los adultos enseñamos a los niños a vivir a partir de pequeñas virtudes.

Ahora somos verdaderamente adultos, pensamos, y nos asombramos de que ser adulto sea esto y no todo lo que habíamos creído de niños, la seguridad en sí mismo, una serena posesión sobre todas las cosas de la tierra. Somos adultos porque tenemos a nuestras espaldas la muda presencia de las personas muertas, a las que pedimos un juicio sobre nuestro comportamiento actual a las que pedimos perdón por las ofensas pasadas.

Las pequeñas virtudes es una aproximación a la mirada reflexiva sobre la vida, la muerte, la soledad, el amor, el desamor y la escritura.

VIENE UN OLOR A VECES

Minientrada Posted on Actualizado enn

No fui dueño del tiempo que he vivido
ni pude detenerlo, ni hay regreso.
Sólo puedo volver cuando el recuerdo
juega a tenderme trampas como a un niño.

Viene un olor a veces, lo percibo
y voy tras ese olor hasta muy lejos
donde un adolescente ignora el tiempo
que lo traerá hasta aquí,donde no existo.10620551_10205608098152610_5195850161183707323_n

Transcurrirán los días y los años,
me acercaré al final por algún rumbo
que desconozco ahora;sin embargo,

si volviera a empezar, estoy seguro
que tendría de nuevo el mismo paso
y los ojos iguales para un mundo
que tal vez no será, pero que busco.

Waldo Leyva
Agradezco la noche

El amor después del amor

Posted on Actualizado enn

Llegará el día
en que, exultante,
te vas a saludar a ti mismo al llegar

a tu propia puerta, en tu propio espejo,

img_2762

y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.
Otra vez amarás al extraño que fuiste para ti.
Dale vino. Dale pan. Devuélvele el corazón
a tu corazón, a ese extraño que te ha amado
toda tu vida, a quien ignoraste
por otro, y que te conoce de memoria.
Baja las cartas de amor de los estantes,
las fotos, las notas desesperadas,
arranca tu propia imagen del espejo.
Siéntate. Haz con tu vida un festín.

Derek Walcott

También esto pasará

Minientrada Posted on Actualizado enn

“El dolor y la pena pasa, como pasa la euforia y la felicidad”

La primera vez que leí el nombre de Milena Busquets fue en la revista El Semanal del periódico El País, me llamó la atención lo que decía acerca de También esto pasará: “Es un libro sobre cómo una mujer sola se enfrenta a la muerte, al amor y a la amistad.” Hace unos días lo conseguí, una novela que se lee fácil, una narrativa que te atrapa, intimista, que toca temas centrales de la vida.

Blanca, la protagonista, le habla permanentemente a su madre, a partir de ese diálogo-monólogo se reconstruye a sí misma, deja ver sus manías, sus miedos, sus dudas, sus pasiones.

img_3750“También me regalaste la risa loca, la alegría de vivir, la entrega absoluta, la afición a todos los juegos, el desprecio por todo lo que te parecía que hacía la vida más pequeña e irrespirable: la mezquindad, la falta de lealtad, la envidia, el miedo, la estupidez, la crueldad sobre todo. Y el sentido de la justicia. La rebeldía.”

Su novela es un repaso por los días posteriores a la muerte de su madre, a la cual reconstruye con detalles: su carácter, hábitos, su terquedad, fuerza, su amor. La protagonista vive un momento de transición entre ser la hija de una gran mujer y su nueva orfandad. Madre de dos hijos; mujer que reparte amor entre dos hombres; que siente el paso del tiempo por su cuerpo y por su alma. Una mujer que llega a los cuarenta años con diversas crisis.

El sexo como ventana a la vida. “Lo contrario a la muerte no es la vida, es el sexo.” dice Blanca. Y es el sexo una de las pasiones que la atan a la vida, que le permiten reconocerse en los otros y ser ella misma.

“La cara de ilusión es una de las más difíciles de fingir y va desapareciendo a medida que desaparecen las ilusiones, las verdaderas, las infantiles, y son sustituidas por meros deseos.”

Una novela que refiere mucho de lo que vivimos aquellos que tenemos más de cuarenta: el amor, los hijos, las dudas, el envejecimiento, los amigos y sus dudas, los padres que se empiezan a ir. La vida, la muerte, el dolor, la ausencia, la ilusión de seguir viviendo.

La habitación azul

Posted on Actualizado enn

Mi primer referente de La habitación azul es la imagen de Patricia Llaca personificando a Andrée Despierre en la película exhibida en el año 2002. Una película que, en su momento, causó revuelo por sus imágenes eróticas. Este año encontré en un puesto de libros usados la novela en la cual se basa la película que lleva el mismo nombre La habitación azul de Georges Simenon, empecé su lectura un lunes y lo concluí el jueves de la misma semana, no porque sea un buen lector, sino porque es un texto ágil.

img_3720

Pasión, engaño, despecho, adulterio y asesinato son los elementos que sostienen esta novela. Una estructura narrativa a base de flashback articula un rompecabezas que se arma hasta la última línea. El relato circula en torno a un momento clave en la historia, un intento de diálogo que parece trivial, pero que engloba el drama de toda la novela:

– ¿Te pasarías la vida entera conmigo?

– Oye, Tony. Si me quedase libre…

– ¿Tú también lo harías?

Georges Simenon escribe un texto breve y estructurado en secuencias que aportan datos de los protagonistas que van desde su infancia hasta el momento de sus encuentros en La habitación azul. El libro está escrito de manera aporta las piezas de un rompecabezas que el lector reconstruye página a página. Nos perfila personajes víctimas de sus propias pasiones, pero también por las pasiones de otros.

Georges Simenon. La habitación azul. Barcelona, España, 1999.

25 de noviembre 2016

Posted on Actualizado enn

Para quienes fuimos alumnos a finales de los años 80 y principio de los 90, ingenuos o no, Cuba siempre fueron un referente de una utopía por alcanzar. Con la muerte de Fidel Castro se va una parte de nuestra vida juvenil.
Se analizarán los aportes de su figura política en el mundo y América Latina, se le alabará y criticará hasta el cansancio. En estos días me quedo con el recuerdo de las pláticas que aquellos jóvenes tuvimos, en las aulas de nuestra universidad, en las que creíamos que todo podía ser más justo. Lo seguimos pensando.

cympb2cukaaxop1-jpg-large